Todos estamos llamados a ser santos

Todos estamos llamados a ser santos

“¡Estás llamado a ser un santo!”

Desde muy temprana edad, escuché este estribillo frecuentemente mencionado y me sentí inspirado, pero también desafiado por él. Inspirado, porque quiero ser santo y pasar la eternidad con Jesús. Desafiado, porque leería las vidas de estos héroes y pensaría: "¡Yo nunca podría hacer eso!" Solo algunos santos que me  vienen a la mente pintan un cuadro de obediencia sobrenatural a la voluntad de Dios, combinada con extraordinarios actos de valentía, fe y devoción: los profundos encuentros contemplativos de Santa Teresa de Lisieux con Jesús, San Francisco Javier bautizando a miles a lo largo de su labor misionera, Santa Teresa de Calcuta al servicio de los más pobres de los pobres, o San Isaac Jogues continuando con la evangelización de los pueblos nativos, aún después de que le amputaran  los dedos.

Admirar, emular y honrar a estas notables mujeres y hombres de Dios es una de mis partes favoritas de ser católico. Aún así, regularmente necesito recordarme a mí mismo que estoy llamado a ser “como” ellos, no a “ser” ellos. En cambio, nosotros, como discípulos ordinarios de todos los días, podemos y debemos examinar los principios que los guiaron para luego aplicarlos a nuestras vidas.

Aquí hay algunos ejemplos y preguntas a considerar:

  • La intimidad con Dios no es negociable para vivir una vida santa, así que ¿estás pasando tiempo con Jesús todos los días?
  • Conocer y seguir la voluntad de Dios es común a todos los santos, así que, ¿cómo escuchas la voz del Señor y lo estás obedeciendo?
  • La abnegación radical y la voluntad de hacer un amoroso don de sí mismo a los demás forman los cimientos de todas las misiones externas de los santos, así que, ¿dónde estás llamado a servir y qué estás llamado a dar?
  • El arrepentimiento profundo y sincero por el pecado y una firme convicción de evitar el mal constituyen un componente del camino de santidad de cada santo, así que, ¿estás examinando tu conciencia regularmente y confesándote?

Esos son solo algunos principios comunes a todos los santos canonizados. Aquí hay uno más: todos los santos reconocieron su incapacidad para hacerse santos o heroicamente fructíferos. Eran personas ordinarias con una respuesta extraordinaria a la invitación de Dios. No se propusieron convertirse en santos; en cambio, se inclinaron humildemente ante Jesús y le dieron todo. Es posible que la Iglesia nunca nos reconozca formalmente como santos canonizados, pero cada uno de nosotros puede esforzarse por seguir su ejemplo y un día escuchar: “Está bien, servidor bueno y fiel … entra a participar del gozo de tu señor”. (Mt 25, 21)


Pete Burak es el director de i.d.9:16, el programa de alcance a jóvenes adultos de Renewal Ministries. Tiene una maestría en teología y es un orador frecuente sobre evangelización y discipulado.

Read this article in English! (Versión en ingles)