Estimado Padre Joe: Mi madre ha sido diagnosticada con demencia

By Father Joe Krupp | Imagen de Getty Images/dundanim | October 2021

Estimado Padre Joe: Mi madre ha sido diagnosticada con demencia

Estoy luchando poderosamente para averiguar qué hacer. Hay días en los que simplemente no puedo soportarlo más y me confronto con la culpa de cómo me siento.

Que dios te bendiga ... yo también he caminado por este camino y el dolor es a veces indescriptible. Lo siento mucho por lo que has dicho y espero que mis palabras puedan ofrecerte algún tipo de consuelo.

Como sacerdote, ha sido una parte normal de mi vida estar con y consolar a las familias que estaban lidiando con un padre que sufría de Alzheimer o alguna otra forma de demencia. Cuando lo hice, sentí su dolor y creí que, al menos a nivel básico, lo entendía. No fue hasta que a mi madre le diagnosticaron esta enfermedad que me di cuenta de que realmente no hay forma de describirlo. No hay manera de entender los horrores y tristezas de esto hasta que hayas caminado por ese camino tú mismo.

Lo mejor que puedo hacer como pecador quebrantado que ama a Cristo es estar contigo. Por favor, permítanme compartir con ustedes algunas cosas que me ayudaron mucho mientras lidiaba con su enfermedad y luego con la muerte.

En los primeros años de mi vida, básicamente, no estaba al tanto. No tengo ningún recuerdo consciente de mi vida, en esa época. No recuerdo el momento exacto en que me di cuenta de mamá y el papel que jugó en mi vida. Sé que no fue hasta que fui mucho mayor que la aprecié de una manera que era/es consistente con el nivel de gratitud que debería haber poseído.

No sé cuántas veces se quedó despierta toda la noche conmigo cuando era niño. No tengo idea de con qué frecuencia se perdía las comidas, porque yo tenía una necesidad. No recuerdo que ella luchara contra su enfermedad para cuidarme. No tenía la capacidad de recordar esas cosas.

Y, sin embargo, las hizo.

No era capaz de ver y reconocer sus innumerables sacrificios; Me faltaba la agudeza para siquiera notarlo, pero ella todavía lo hacía y eso, para mí, es una de las cosas más amorosas, puras y sorprendentes de la paternidad.

Fue un regalo horrible, pero también hermoso cuando me di cuenta de que su aflicción era mi oportunidad de amarla de la misma manera que ella me amaba a mí.

En la pérdida de su memoria y su mente, se me dio el regalo de poder amarla y cuidarla sin agradecimientos, sin memoria.


Asumiría que es imposible que una persona pueda mirar a sus madres o padres y decir "conocen la profundidad de mi gratitud, saben cuánto los amo". Creo que eso es parte de lo que hace que el cielo sea el cielo. Un día, nuestros corazones estarán claros el uno para el otro, pero hasta que llegue ese día, sufriremos un poco con la incapacidad de comunicar con precisión nuestro amor.


No obstante, aquí está la cuestión. Resulta que a algunos de nosotros se nos da la fea, pero salvífica cruz de saber que pudimos amar a nuestros padres o madres, exactamente de la misma manera que nos amaron: de forma anónima y desinteresada, sin esperanza de agradecimiento o reconocimiento. Odiaba el sufrimiento que soportaron mi madre y nuestra familia, pero también estoy eternamente agradecido por ello.

La segunda bendición a considerar es que cada vez que alguien con amor sufre, se nos ofrece la oportunidad de estirarnos y sacrificarnos por ellos; no hay mejor manera de mostrar nuestro amor y compromiso que sacrificándonos. Nada imita a Jesús como estar dispuesto y ser capaz de dar de nosotros mismos hasta que no quede nada.

No tengo ninguna duda de que la mayoría de nosotros moriríamos por nuestra familia y eso es hermoso. Sin embargo, Dios rara vez nos pedirá que muramos por eso. Lo que nos pedirá es que vivamos para nuestras familias. Sangramos por ellos. Establecemos lo que queremos hacer, basándonos en lo que debemos hacer.

Hacerlo es agotador y doloroso. Nos costará mucho, pero te aseguro que no hacerlo es mucho más doloroso y agotador al final; porque no fuimos hechos para vivir para nosotros mismos, sino para Dios y los demás.

Esto no es algo que podamos hacer por nuestra cuenta. Necesitamos el poder del Espíritu Santo para guiarnos, fortalecernos y darnos todo lo que necesitamos para hacer lo que Dios nos ordena que hagamos.

En lo que concierne a tus sentimientos, no sé si hay mucho que puedas hacer al respecto; tú y yo no tenemos control sobre lo que sentimos. Lo que sí tenemos es control sobre lo que hacemos con lo que sentimos. San Juan Pablo II sugiere que cuando estamos luchando con "sentimientos oscuros", no nos condenamos a nosotros mismos por ellos, sino que "llevamos el sombrero que sentimos al aula de nuestras mentes para disciplinar y educar nuestros sentimientos".

Cuando mi madre finalmente murió, recuerdo el alivio que sentí y luego la culpa por ese sentimiento de alivio. Llegué a ver que esto es normal e incluso saludable. Mamá cerró los ojos en esta tierra, esa cortina gris se levantó y vio a Dios cara a cara. En palabras del Apóstol, ella podía decir: "Luché la lucha. Corrí la carrera. Competí bien".

¿Quién no sentiría alivio?

Espero que Dios los bendiga y les haga saber que ve su amor, sacrificio y fatiga. Él acepta estos regalos de ti y llora por lo que lloras. No estás solo.

Si esta no es una lucha que su familia ha soportado, por favor, ore por todos aquellos que están enfermos de Alzheimer o demencia en su familia. Si puedes, ofrécete a ayudarlos con la comida o demás deberes. Apreciarán sus oraciones y dones de tiempo o pequeñas bondades, más de lo que jamás sabrá. Disfruta de otro día en la presencia de Dios.


Padre Joe Krupp es un ex escritor de comedia que ahora es un sacerdote católico. @Joeinblack