Padre Hao Dinh, Vicario General y Párroco de la Iglesia de la Ascensión | Spring 2023

Un Encuentro Con lo Sagrado: Una Peregrinación al Sudeste Asiático

Fue una bendición para mí unirme al Obispo Cantú y a más de 80 clero y fieles para visitar Filipinas y Vietnam, mi país natal, en una peregrinación de dos semanas en enero de 2023, que incluyó visitas turísticas, comida, y actividades divertidas. Originalmente organizada para llevarse a cabo en el 2021, cuando la Iglesia en Filipinas estaba programada para celebrar los 500 años de cristianismo, se pospuso debido a la pandemia de COVID. Pasamos nuestra primera semana en Filipinas, la única nación católica en Asia, y la semana siguiente en Vietnam. Ambos países nos ofrecieron experiencias inolvidables y aprecio nuestro tiempo en cada país por diferentes razones.

 

Celebraciones de Santo Niño en Cebú, Filipinas.

La fe y la religiosidad filipina se expresan a través de liturgias públicas, devociones populares y tradiciones comunales. Lo vimos claramente en las celebraciones del Santo Niño en la basílica en Cebú. Las multitudes se reunieron en la iglesia y alrededor de las pantallas gigantes en las calles aledañas para ver las misas transmitidas en vivo.

Fuimos testigos de multitudes masivas de adultos jóvenes que expresaban una fe ferviente y gozosa. La policía de la ciudad estimó que tres millones de personas se habían unido a la procesión del Santo Niño en Cebú el 14 de enero. ¡Navegar por el peligroso tráfico denso de esta ciudad durante las festividades mientras nuestro grupo intentaba llegar a la capital de la provincia de Cebú para nuestra recepción oficial de bienvenida fue toda una experiencia!

La Fiesta del Nazareno Negro en Quiapo, Manila.

Los católicos filipinos también tienen una gran devoción al Cristo sufriente y a María bajo diferentes nombres. Antes de viajar a Cebú, visitamos la Basílica Menor del Nazareno Negro en Quiapo, Manila, llamada así por su figura de Cristo tallada en madera negra que se cree que es milagrosa. Una fiesta especial en celebración del Nazareno Negro, que tuvo lugar el 9 de enero, atrajo a unos 80,000 devotos a las calles de Manila.

Santuarios

También nos impresionó la devoción a la Santísima Madre en el Santuario de Baclaran de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, Nuestra Señora de la Paz y el Buen Viaje (Iglesia Antipolo), y en el Santuario de Simala, donde las largas filas de devotos buscaban la sanación a través de la intercesión de Nuestra Señora de Lindogon frente a su imagen milagrosa. Cientos de muletas y una docena de sillas de ruedas han sido dejadas en el santuario, simbolizando los hechos supuestamente milagrosos. Por último, durante la visita al Santuario de San José en Las Piñas, vimos un órgano hecho en su mayoría con tubos de bambú, que fue otro punto a destacar.

Mientras los peregrinos continuaban su visita a Filipinas, el Obispo Cantú y yo viajamos a Vietnam, uniéndonos a algunos de nuestros sacerdotes de San José que se habían unido a nosotros en la segunda etapa de la peregrinación. Si bien Filipinas es una nación con más del 86 por ciento de su población católica, Vietnam es un país con mayor diversidad religiosa donde los católicos constituyen una minoría de alrededor del 7 por ciento de la población. La Iglesia allí coexiste con el budismo bien establecido, el confucianismo y las religiones indígenas como el Caodaim y el budismo Hoà Hảo.

Santuario de Nuestra Señora de La Vang

Visitamos Saigón y Huế, la antigua ciudad imperial, además de algunas ciudades adyacentes. Celebrar la Santa Misa en el Santuario de Nuestra Señora de La Vang en el centro de Vietnam fue un punto culminante de esta visita. Se cree que la Santísima Madre apareció ante los católicos perseguidos en esta área en 1798. Hoy, en ese lugar, las ruinas de la antigua basílica-santuario destruida durante la guerra de Vietnam, contrastan con la nueva actualmente en construcción, da fe del sufrimiento y la resiliencia de la Iglesia a través de las persecuciones. Vietnam ha regalado a la Iglesia la asombrosa cantidad de 130,000 mártires en unos 250 años solamente.

Mai Tâm Hospicio Casa de la Esperanza y Consolación de Naza

La visita a Mai Tâm Hospicio Casa de la Esperanza y Consolación de Naza me conmovió más. La Casa Mai Tâm, dirigida por la Orden Camiliana y apoyada por varias organizaciones en todo el mundo, atiende a huérfanos y niños infectados y afectados por el VIH/SIDA. Estuvimos encantados con los niños, que cantaban y bailaban alegremente al dar la bienvenida al Obispo Cantú y a otros peregrinos. El Obispo también dedicó un tiempo a la oración con cada persona del Hospicio de Consolación de Naza, gestionado por la misma Orden Camiliana.

Catedral de Notre Dame, Saigón, Vietnam

El viaje a Vietnam concluyó con una misa en inglés en la Catedral de Notre Dame en Saigón el primer día de las celebraciones de Tết. Los fuegos artificiales llenaron el cielo mientras todo sonaba en el Año Nuevo Lunar. Nuestra peregrinación por el Sudeste Asiático nos permitió visitar y rezar en lugares sagrados históricos y encontrarnos con pueblos en sus tierras nativas, tradiciones culturales y religiosas y entornos sociales, a través de los cuales experimentamos lo sagrado, la luz que da sentido y propósito a sus vidas.


El Padre Hao Dinh fue ordenado sacerdote en 1993, después de formarse en el Seminario de San José en Saigón, Vietnam, donde pasó su infancia, y en el Seminario de San Patricio en Menlo Park. Nació en una familia de seis hermanos y se sintió atraído por la vocación sacerdotal desde una muy temprana edad. Su camino al sacerdocio que empezó en Saigón y terminó en San José tomó 24 años, debido en gran parte a las interrupciones en Vietnam desde 1975. Algunas actividades no litúrgicas que disfruta como sacerdote incluyen la formación espiritual y de la fe, el ministerio a las parejas comprometidas, así como el enriquecimiento matrimonial y de la familia.


Padre Hao Dinh, Vicario General y Párroco de la Iglesia de la Ascensión.

Read this article in English! (Versión en ingles)