Share this story

SE BUSCA: 'El corazón de un siervo'

By Patricia Mish Editora gerente, FAITH Grand Rapids | Imagen Por Getty Images/Anzela Ksenofontova | December 2022

SE BUSCA: 'El corazón de un siervo'

¡Estoy listo para dar el salto! Quiero trabajar para mi parroquia o diócesis como (llene el espacio en blanco). ¿Qué formación u otros requisitos necesito?

Entonces, has encontrado algo que te encanta. ¿Qué sigue?

Cuando hablé con una extrabajadora de la parroquia que había sido voluntaria en varios puestos antes de incorporarse al personal, le pregunté qué se necesita para trabajar en el ministerio.

Esperando una sopa de letras de Maestría en Divinidad y otros títulos o certificados, me sorprendió con su respuesta: “Tener un corazón de sierva o simplemente un deseo de ayudar a las personas de alguna manera”.

Sin embargo, eso no significa que tengas que ser extrovertido o una "persona sociable". Por ejemplo, trabajar entre bastidores en la página web o llevar la contabilidad puede ayudar a que su comunidad prospere. Para aquellos que aman trabajar con adolescentes o ancianos, el ministerio juvenil o el ministerio pastoral para personas mayores serían buenas opciones.

“Date la gracia de explorar y ver a dónde te llevará Dios”, dijo mi amigo. "Eventualmente encontrarás tu lugar".

Está bien si no tienes un título en teología. Abundan las oportunidades de educación para los laicos interesados en el ministerio. Consulta con tu parroquia o diócesis sobre certificados presenciales o en línea o programas de educación superior.


Da ese salto

(pero mantente conectado a tierra)

Recuerda, incluso trabajar para la Iglesia implica trabajar con otros seres humanos, y nadie es perfecto. Dicho esto, ¡trabajar en un entorno parroquial puede ser una forma gratificante de ganarse la vida!

No te harás materialmente rico, pero la mayoría de las organizaciones de la Iglesia pagan un salario digno.

Además, estarás ayudando a construir el cuerpo de Cristo, todos los días. Conocerás a otros en el camino que te desafiarán e inspirarán con su fe. No importa lo pequeña que parezca tu parroquia o tu papel aparentemente menor, tú serás una parte móvil de algo mucho más grande: la Iglesia universal.

Como escriben los obispos de EE. UU. en Colaboradores en la viña del Señor (2005): “El mismo Dios que llamó a Priscila y Aquila a trabajar con Pablo en el primer siglo, llama a miles de hombres y mujeres a ministrar en nuestra Iglesia en este siglo XXI. Esta llamada es motivo de regocijo”.