Share this story

St. Jane Frances de Chantal

By Sue Parker

Santa Juana Francisca Frémyot de Chantal

1572-1641  |  Festividad – 12 de agosto

Con el corazón roto después de la muerte de su esposo, Santa Juana Francisca de Chantal asistió a un programa de Cuaresma presentado por San Francisco de Sales, en 1604. Se convirtió en su director espiritual y su vida nunca volvió a ser la misma. Seis años más tarde, Juana estableció una orden religiosa imaginada por Francisco: las Hermanas de la Visitación de Nuestra Señora. Para el momento de la muerte de Francisco de Sales, en 1622, los dos ya habían abierto 13 conventos. A la muerte de Juana, 19 años después, existían 85 casas. Hoy en día, aproximadamente 150 monasterios permanecen activos en todo el mundo.

Juana nació en Dijon, Francia, en 1572 y se casó a los 21 años. Abrazó su vocación a la vida matrimonial; un testigo en su canonización describió su matrimonio como “un modelo de un matrimonio genuinamente santo. Tenían entre ellos un solo corazón y una sola alma”. Pero solo nueve años después de su matrimonio, su esposo murió en un accidente de caza, dejando a Juana sola con cuatro hijos.

El encuentro de Juana con Francisco de Sales abrió el camino entre su primera y segunda vocación.

Él la animó a buscar la santidad en el cuidado de sí misma, de su familia y de su comunidad. Ella respondió brindando la mejor atención y educación a sus hijos, cuidando a los enfermos y pobres de su vecindario, además de aumentar su tiempo de oración.

Cuando sus hijos tuvieron la edad suficiente, Juana abrazó su segunda vocación. Con el apoyo de Francisco, estableció las Hermanas de la Visitación de Nuestra Señora, para mujeres cuya edad o mala salud les impedía unirse a otras órdenes. Comprometidas con la humildad y mansedumbre modeladas por María en la Visitación, las Visitandinas se dedicaron a la oración y al “Vive Jesús”, sirviendo a los pobres y enfermos fuera del convento, que era un papel controvertido para las hermanas en ese momento. Durante la peste de 1628, Juana convirtió el convento de Annecy en un hospital. Finalmente, murió en 1641 y fue enterrada junto a San Francisco de Sales en el primer convento que establecieron en Annecy. Fue canonizada en 1767.