Share this story

Saliendo del Desierto

By Bárbara F. Zahner

Saliendo del Desierto

Ministro Profético Para Personas Con Trastornos Mentales

Los aplausos rara vez ocurren en las liturgias dominicales de Cuaresma, especialmente en las misas dominicales a las 8:30 a.m. Sin embargo, el domingo 13 de marzo de 2022, el Padre George Aranha, Párroco de la Iglesia de Santa Teresa en el sur de San José, finalizó la liturgia anunciando el regreso de Rich Berryessa.

Miembro de la Iglesia de Santa Teresa desde 1976 y fundador del Ministerio de Salud Mental en la Diócesis de San José, la generosidad de espíritu de Rich ha conmovido a muchos. Con una amplia sonrisa, el Padre George hizo un gesto: “Pueden ver a Rich allí en la esquina a la derecha. ¡Bienvenido de nuevo, Rich!” Los cuellos se estiraron, los dedos señalaron, y las sonrisas en los rostros de los muchos amigos de Rich señalaban su alivio. Sonó el gong final de la campana de Cuaresma. En lugar de dirigirse a casa para el desayuno del domingo, los feligreses rodearon a Richard Berryessa.

Rich, un defensor lleno de fe, ha dedicado su tiempo y energía a aquellos que sufren de trastornos mentales y a los afligidos por la pérdida de un ser querido por suicidio. Rich se casó con su esposa Kristi en 1975. Antes de casarse, Rich ingresó al seminario para ser Jesuita. Luego dejó de estudiar teología para unirse al ejército en Corea. Rich comentó tristemente que cuando dejó el seminario, pasó de la oración a las bayonetas. Al regresar de Corea, Rich volvió a ingresar al seminario Jesuita.

Esta segunda vez discernió que tenía una fuerte vocación de servicio a los demás; sin embargo, su camino estaba fuera de una comunidad religiosa.

Rich decidió ser maestro de psicología y otras materias. A través de la enseñanza, Rich conoció a Kristi, su esposa durante 47 años.

Kristi y Rich dieron la bienvenida a tres hijos: Kathleen nació en 1976, Amy en 1978, y Brian en 1979. La familia se deleitaba con las actividades escolares, los campamentos cerca de Yosemite, y los viajes a Hawái. Kristi enseñaba primaria y secundaria. Rich encontró su propósito enseñando psicología en la escuela secundaria Oakgrove High School en San José. Mirando hacia atrás, Rich dice: “Pensaba que entendía la salud mental hasta que a mi hijo Brian le diagnosticaron esquizofrenia. Entonces comenzó mi verdadero aprendizaje.” Kristi y Rich buscaron tratamiento para Brian. También se sumergieron en la educación de salud mental a través del programa Familia a Familia de NAMI. NAMI es una organización local sin fines de lucro que brinda servicios educativos a familias y a individuos sobre la salud mental, recursos, y apoyo. Mientras Kristi y Rich buscaban ayuda, el trastorno mental de Brian se manifestó en un comportamiento errático, aislamiento, y distanciamiento de los amigos, la familia y la comunidad de la iglesia. Rich describió a Brian como un niño despreocupado que amaba la música, el arte, Halloween, y estar con los demás. Lamentablemente, cuando tenía poco más de 20 años, la salud mental de Brian se deterioró gravemente. El 14 de febrero de 2006, Brian Berryessa murió a consecuencia de su trastorno mental. Recordando ese día oscuro cuando supo que Brian había muerto, Rich dijo: “Mi primera llamada fue al Padre Chris Bennett,” quien era Párroco de la Iglesia de Santa Teresa en ese tiempo. El Padre Chris “vino de inmediato.” Rich y Kristi expresan su profunda gratitud al Padre Chris y Lynda DeManti, Asociada Pastoral de la Iglesia de Santa Teresa, “por ayudarnos a superar” esos días devastadores después de la muerte de Brian.

Como legado a Brian, Rich se dedicó a educar a la comunidad sobre los trastornos mentales. Como voluntario de NAMI, Rich habló en hospitales, escuelas, e iglesias sobre las señales, los síntomas, la recuperación y la esperanza de las personas afligidas por un trastorno mental. La Ex-Directora Ejecutiva de NAMI, Kathy Forward, dice: “Rich ayudó a muchos. Compartió su dolor y cómo lo superó.” En la Iglesia de Santa Teresa, como miembro del Ministerio de Acción Social, Rich se convirtió en la persona a quien acudir con preguntas sobre la salud mental. También organizó vigilias de oración, presentaciones de NAMI, y películas sobre trastornos mentales. En 2015, luego de tres muertes por suicidio en un mes en la misma parroquia, el Obispo PJ McGrath respaldó el Ministerio de Salud Mental en la Cancillería bajo el Ministerio de Justicia Social, ahora conocida como la Oficina de la Vida, la Justicia y la Paz. Rich Berryessa se ofreció como voluntario en el grupo de trabajo. Rich y Kristi también participaron en el grupo Saliendo del Desierto (Out of the Wilderness en inglés), el primer grupo de apoyo en la Diócesis para personas afligidas por la pérdida de un ser querido por suicidio. Estos primeros esfuerzos se han convertido en el Ministerio de Salud Mental de la Diócesis de San José. Hasta la fecha, se han capacitado más de 50 ministros en diez parroquias. Desafiado por los cambios de su salud, pero aún con gratitud y fomento, Rich ha dejado el liderazgo del Ministerio Diocesano de Salud Mental. La Reverenda Cindy McCalmont de NAMI FaithNet, otro servicio de NAMI a que Rich dio vida, dice: “Con dulce persistencia, Rich vive las palabras de la Madre Teresa: ‘Haz las cosas pequeñas con gran amor.’” El Padre George Aranha al igual concuerda: “Rich es uno de los laicos más santos que he conocido... Es cariñoso, amable y apasionado por su fe y su servicio a la comunidad. Ha tenido una recuperación milagrosa y seguirá siendo una inspiración para mí y para muchos otros.”


Para más información:

Ministerio de Salud Mental:

https://www.dsj.org/evangelization/social-ministries/mental-health/

NAMI:

https://namisantaclara.org