Share this story

Adviento, Acedia y Ascetismo

Adviento, Acedia y Ascetismo

El Adviento es una temporada que nos invita a prepararnos en oración y esperar la gran reunión del pasado, presente y futuro que es el día de la Navidad. Navidad es el día en que recordamos la Natividad de Cristo en el pasado, celebramos la morada de Cristo entre nosotros en el presente y esperamos la segunda venida de Cristo al final de los tiempos.

Sin embargo, en medio del ajetreo y bullicio de las tiendas abarrotadas y la frenética lucha por ese regalo perfecto que por sí solo puede hacer que la temporada sea alegre y brillante, es fácil que perdamos de vista la temporada de Adviento por completo. Bajo este olvido se esconde el pecado capital de la acedia o la pereza. La acedia es una especie de apatía espiritual que hace que una persona viva sin ninguna referencia a Dios.

Una característica cultural

En 1994, el Consejo Pontificio de la Cultura emitió el documento de clausura de su asamblea plenaria, que se centró principalmente en el estado de la religión en los países occidentales. El consejo señaló que mientras el ateísmo militante había ido retrocediendo como amenaza, la indiferencia religiosa o el ateísmo práctico habían aumentado en las culturas occidentales caracterizadas por el secularismo.

El concilio identificó la apatía religiosa, o acedia, como una característica cultural de Occidente. Observó que en Occidente, el homo indifferens -el ser humano indiferente- vive sin ninguna referencia a la autoridad y los valores religiosos. Esta actitud de indiferencia se puede plasmar en lo siguiente: “Quizás Dios no existe, no importa, de todos modos no lo extrañamos”. El documento prosigue describiendo esta indiferencia como “una verdadera enfermedad del alma que induce a vivir 'como si Dios no existiera', un neopaganismo que idolatra los bienes materiales, los logros del trabajo y los frutos del poder”.

Un impacto mortal

Acedia es mortal precisamente porque ataca la vida de fe en su fuente: querer conocer a Dios. La indiferencia hacia Dios, la Palabra y la Tradición conduce rápidamente a una incredulidad práctica porque, téngalo por seguro, siempre actuamos de acuerdo con lo que verdaderamente creemos. Una vida sin referencia a Dios, la autoridad y los valores religiosos revela incredulidad en los tres.

De esta manera, la acedia nos separa de la Verdad, que es una persona, Jesucristo. Una vida de pereza, o apatía, es una vida desequilibrada, ya que nos impide vivir en armonía con aquello para lo que fuimos creados: la vida eterna en comunión con el Dios Triuno. Al privarnos de los dones vivificantes y del significado provisto por la fe, la acedia eventualmente nos lleva a la desesperación y muerte.

Posibles antídotos

Una forma de evitar caer en la acedia este Adviento es practicar el ascetismo. Ascetismo significa “pulir” o “suavizar o refinar”. Los griegos lo usaban para describir el ejercicio o entrenamiento en el sentido de entrenamiento atlético. Si bien la mente moderna a veces lo distorsiona para que signifique tendencias obsesivas o masoquistas, consiste en ejercicios espirituales destinados a lograr una mayor libertad en la vida de uno, como la libertad de las compulsiones y tentaciones, así como una mayor paz en la vida de uno.

Es importante señalar que el ascetismo no es un fin en sí mismo. Las prácticas ascéticas como la oración, el ayuno y la limosna hacen que la mente y el cuerpo sean más propicios para la transformación espiritual de la misma manera que el entrenamiento permite que un atleta se desempeñe mejor durante la competencia.

A través del entrenamiento y el ejercicio se desarrollan poderes latentes en el cuerpo y la mente, para que ambos puedan alcanzar su belleza natural completa. Asimismo, por la gracia de Dios, el arrepentimiento del pecado, la purificación del corazón y la mente, y el cultivo de las virtudes (tanto las virtudes “pasivas” como la mansedumbre, la humildad, la obediencia y la paciencia como las virtudes “activas” como el deber y el trabajo), nos preparamos para esa plenitud de vida que es encuentro con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Según la Enciclopedia Católica, el fruto de tal vida ascética es “el florecimiento del alma en el amor a Dios y al prójimo en preparación para la visión de Dios en la eternidad”.

Santa Teresa de Calcuta nos ofrece otro antídoto contra la acedia a través del testimonio de su vida. A pesar de largos períodos de sequedad espiritual mientras enfrentaba una pobreza y sufrimiento abrumadores, hizo lo único que pudo para evitar la acedia y su eventual desesperación: apareció. La perseverancia en su obediencia a los mandatos de Cristo, a pesar de sus luchas espirituales, fue la clave para ayudarla a atravesar las estaciones secas de su vida. Siguió mirando hacia el cielo, incluso cuando parecía que no había nadie allí. En definitiva, se aferró al “querer saber”, y la verdad de la fe la llevó a la santidad.

Y así nos preparamos para esperar

Así que debemos, como siempre, cuidarnos del peligro de que nuestra preparación para la Navidad se centre demasiado en la celebración de meras comodidades y placeres materiales a expensas de la verdadera razón de la celebración: el hecho de que Dios se haga uno de nosotros en Jesucristo. Si bien el disfrute de las cosas buenas del mundo y la entrega de dones ciertamente tienen su lugar y tiempo apropiados, el Catecismo nos instruye que “Dios quiso preparar” la venida del Hijo durante siglos.

Al compartir esta larga preparación para la primera venida de Cristo durante el Adviento, renovamos nuestro deseo por su segunda venida. Es decir, el Adviento es un tiempo para releer y revivir los grandes acontecimientos de la historia de la salvación con Cristo como punto de partida.

No descuidemos, pues, nuestra preparación espiritual al mismo tiempo que hacemos los preparativos materiales para la Navidad. ¡Qué trágico sería para nosotros ser víctimas de la acedia durante la misma temporada en que debemos prepararnos para el nacimiento de Cristo!

Dediquemos tiempo a la oración, devoción, adoración, ayuno, abnegación y obras de caridad, con el fin de poder hacer el mismo descubrimiento del que habla Tomás de Kempis en su obra La imitación de Cristo. Él escribe: “Si no estuviéramos tan absortos en nosotros mismos y si tuviéramos menos confusión en nuestros corazones, entonces podríamos saborear las cosas divinas y experimentar algo de la contemplación celestial. El mayor obstáculo para nuestro desarrollo espiritual-de hecho, todo el obstáculo- es que permitimos que nuestras pasiones y deseos nos controlen... Cuando nos encontramos con la menor adversidad, nos desanimamos demasiado rápido y recurrimos a otras personas en busca de consuelo en lugar de buscarlo en Dios."


Doug Culp es el delegado de administración y secretario de vida pastoral en la Diócesis Católica de Lexington.

Read this article in English! (Versión en ingles)