Share this story


 | Alessandra Harris

La primera vez que escuché una homilía católica sobre el racismo

Espero ansiosamente la quinta misa anual del Mes de la Historia Afroamericana organizada por los Católicos de Ascendencia Africana de la Diócesis de San José que tendrá lugar el 25 de febrero en la Iglesia St. Frances Cabrini. Cuando asistí a la misa el año pasado, el Obispo Oscar Cantú pronunció una homilía inspiradora que me impactó particularmente como católica afroamericana. El Obispo Cantú habló sobre la dolorosa historia del racismo hacia los afroamericanos, desde la esclavitud hasta la injusticia actual, y llamó al racismo una herida en el Cuerpo de Cristo. Esa fue la primera vez que escuché una homilía católica sobre el racismo en la Diócesis de San José, aunque nací y crecí aquí.

Un Tema que Rara Vez Se Aborda en las Homilías

El informe del Pew Research Center de 2022 “Católicos Negros en Estados Unidos” encontró que el 77% de los católicos afroamericanos dijeron que la oposición al racismo es esencial para lo que significa ser cristiano, y el 40% de los católicos afroamericanos dijeron que es esencial que las iglesias ofrezcan sermones que aborden temas políticos como las relaciones raciales. Sin embargo, la mayoría de los católicos afroamericanos - todos los católicos, en realidad - no escuchan regularmente, si es que alguna vez lo hacen, sermones sobre racismo, relaciones raciales o justicia racial. Pero hay un lugar y una audiencia para ello en la misa católica porque la mayoría de los católicos afroamericanos asisten a diversas iglesias (sólo el 17% de los católicos afroamericanos asisten a una iglesia con una congregación mayoritariamente afroamericana). Esto significa que las homilías sobre el racismo no solo deben realizarse en las misas del Mes de la Historia Afroamericana o en iglesias históricamente afroamericanas, sino en cualquier momento como un aspecto integral de la fe.

No es una Cuestión Política

El Rev. Bryan Massingale, profesor de la Universidad de Fordham y autor de Racial Justice and the Catholic Church, me abrió los ojos a la realidad de que el racismo contra los afroamericanos no es un problema afroamericano que los afroamericanos deben remediar. Son aquellos en las instituciones y las instituciones mismas que están perpetuando el racismo personal, profesional y estructural, los que deben cambiar sus corazones, mentes y prácticas. El racismo no es una cuestión política; es una cuestión moral y espiritual que afecta la dignidad de todos. Es necesario predicar regularmente contra el pecado del racismo en todas las iglesias de los Estados Unidos.

Hecho a Imagen de Dios

El racismo busca desfigurar la imagen de Dios en un grupo selecto de personas. A demasiadas personas afroamericanas todavía se les niega el acceso a derechos humanos básicos como vivienda adecuada, atención médica, educación, empleo y la libertad misma, junto con el número desproporcionado de afroamericanos encarcelados en este país. En la clase que estoy tomando actualmente en el Programa de Posgrado en Ministerios Pastorales, Trauma y Sanación en un Mundo Quebrantado de la Universidad de Santa Clara, vimos la presentación “Determinantes Sociales y Conductuales del Estrés Tóxico” del académico de Harvard David R. Williams. En el vídeo, Williams habla sobre las 96,800 personas afroamericanas que mueren prematuramente cada año y que no morirían si no hubiera disparidades de salud entre las personas afroamericanas y blancas. Para ilustrar cuántas personas son, dijo que 96,800 es el equivalente a que un avión jumbo completamente cargado con 265 personas se estrelle diariamente y que todos los pasajeros mueran. Estas muertes prematuras no sólo son causadas por las disparidades económicas, la segregación y el acceso a la atención médica, sino que también son causadas por el estrés tóxico al que los afroamericanos están expuestos todos los días en forma de racismo personal e institucional. Como cuestión moral y espiritual, el racismo también es una cuestión provida. 

Todos los Católicos Están Invitados

Dado que las personas que no son afroamericanas deben poner fin al racismo, todas las iglesias-  no sólo las afroamericanas-  deben debatir el racismo. Como dijo el Papa Francisco en una reflexión durante una audiencia general sobre las protestas de George Floyd en Estados Unidos: “No podemos tolerar ni hacer la vista gorda ante el racismo y la exclusión en cualquier forma y, al mismo tiempo, afirmar que defendemos el carácter sagrado de cada vida humana.” Rezo para que todos los católicos de la diócesis que puedan asistir a la próxima misa del Mes de la Historia Afroamericana participen para que unidos podamos adorar, celebrar nuestra diversidad cultural y elevar nuestras oraciones por el fin del racismo en todas sus formas. También habrá una recepción y todos están invitados.

 

Alessandra Harris

Alessandra Harris nació y creció en el condado de Santa Clara y asistió a la escuela primaria St. Justin, a la escuela secundaria Archbishop Mitty y a la Universidad Estatal de San José, donde obtuvo títulos en estudios religiosos comparados y de Oriente Medio. Es una novelista galardonada, esposa y madre de cuatro hijos: dos estudiantes universitarios y dos de secundaria. Es una ávida fanática de los Golden State Warriors y una feligresa activa en la diócesis. También apareció en la edición impresa de otoño de 2023 de The Valley Catholic por su trabajo en justicia restaurativa. Manténgase actualizado con la autora Alessandra Harris @ https://alessandraharris.net/.