Share this story


 | Erin M. Louthen, Archivera y Gerente de Registros de la Diócesis de San José

Difundiendo la Luz: Una Reflexión Sobre la Entrevista de “60 Minutos” de la Sierva de Dios Thea Bowman con Mike Wallace

¿Qué te motivó a ver la entrevista?

Nunca había escuchado hablar de la Hermana Thea, y fue una bendición encontrarla de la forma que la encontré. Como Archivera y Gerente de Registros de la Diócesis de San José, una de mis tareas es revisar las 1,600 cajas en el Centro de Archivos y Registros Diocesanos. Un día abrí una caja que estaba llena de cintas VHS. Una se emitió el 3 de mayo de 1987 y tenía el título “Hermana Thea Bowman, 60 Minutos.” Siendo nueva en mi trabajo, pensé que ella podría estar relacionada de alguna manera con la diócesis, así que vi el video (¡Sí, tengo un reproductor VHS en los archivos!). Ella me cautivó desde el principio de la entrevista hasta el final porque la fe profunda, gozosa y sincera de la Hermana Thea impregna toda la entrevista. Estaba más que ardiendo por Dios, y era evidente que Dios estaba obrando a través de ella en el sentido más verdadero. ¡La Hermana Thea no tenía pretensiones! Lo que se ve, es lo que tiene; su luz brilla y sigue brillando fuerte y brillantemente. Era más que evidente que ella era una fuerza de la naturaleza, sin duda.

¿Qué aspecto del ministerio de la Hermana Thea Bowman te pareció desafiante? ¿Qué te inspiró personalmente?

No encontré el ministerio de la Hermana Thea desafiante. Al contrario, ¡me pareció alegre! Lo que sí encontré desafiante fue la realidad que ella enfrentó como mujer religiosa de color que se vio obligada a ministrar de manera creativa. Ella habla muy claramente sobre esto en la entrevista. Ella respondió al llamado de enseñar y alentar a los niños de color a amar a Dios y a sí mismos y fue fiel a esa misión durante toda su breve vida. El hecho de que nosotros, como sociedad, no sepamos su nombre tan fácilmente como conocemos los nombres de clérigos prominentes es decepcionante. Quizás si finalmente es nombrada santa, se correrá la voz sobre esta mujer inspiradora que tocó tantas vidas con su amor y alegría.

¿Cuál fue el momento más memorable de la entrevista?

Toda la entrevista es fenomenal, pero creo que los primeros minutos resumen el corazón de la Hermana Thea y su ministerio. La entrevista comienza con un video de ella dando una lección de lectura a estudiantes en la escuela parroquial del Santo Niño Jesús en Mississippi, donde también ella asistió cuando era niña. Después de la lección, se sentó con Mike Wallace y le dijo: “Quiero dar lo mejor posible. Nuestros niños quieren amar y quieren ser amados. Los niños transmiten un mensaje simplemente siendo como son, y es un mensaje que Mississippi necesita escuchar: 'Ven conmigo a una tierra de amor, ven conmigo donde podamos caminar juntos, hablar juntos, trabajar juntos y jugar juntos.’” ¡Eso me suena a Jesús!

En tu opinión, ¿por qué todos, especialmente las personas de fe y los católicos, deberían prestar atención a la Hermana Thea Bowman?

Una de mis citas favoritas de la Hermana Thea: “Creo que la diferencia entre algunas personas y yo es que me conformo con contribuir mi pequeño granito de arena. A veces, la gente piensa que debe hacer grandes cosas para lograr cambios. Pero si cada una de ellas iluminara una vela, tendríamos una luz tremenda.” La entrevista mostró que la Hermana Thea vivía estas palabras en su ministerio. También personificó ser una luz a lo largo de sus desafíos personales. Murió joven, alrededor de los 50 años, de cáncer de mama. En ese breve tiempo, trabajó para llamar la atención y transformar el racismo, el clasismo y el sexismo en la Iglesia Católica moderna y en todo el mundo. Lo hizo de una manera que la gente no sólo escuchara sino que también cambiara. Un ejemplo clásico es su poderoso discurso ante la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos sobre la Espiritualidad Católica Negra en 1989, un maravilloso punto de partida para aprender más sobre la Hermana Thea.

¿Hay algo más que te gustaría compartir?

De vez en cuando, si tenemos mucha suerte, un “ángel” en la Tierra toca nuestras vidas. Los conocemos porque emanan amor puro en sus acciones y hechos. No son perfectos, pero te aman como eres. He tenido el privilegio transformador de conocer a dos de esos “ángeles” - mi Tía Ruth y mi "segunda madre", Shanta-  quienes tenían esa luz y hacían cualquier cosa por cualquiera, en cualquier momento. Al igual que la Hermana Thea, siempre sabían qué decir para animarte. Siempre tenían tiempo para ti y eran infinitamente positivas y cariñosas. Y al igual que la Hermana Thea, ambas murieron increíblemente jóvenes de cáncer.

Al intentar de entender por qué Dios nos quitó a estas mujeres increíbles tan pronto, lo único que se me ocurre es que eran necesarias en otros lugares para continuar difundiendo su alegría. Debo creer eso porque la alternativa es demasiado desgarradora para contemplarla. Realmente espero que Dios las necesitaba en otro lugar para continuar su trabajo, solo que de una manera diferente, difundiendo luz como la Hermana Thea.

Mire la Entrevista de “60 Minutos” de la Hermana Thea de 1987 aquí .

Visite el Gremio Nacional de la Hna. Thea Bowman para obtener más información sobre la Hermana Thea aquí .

Puede ver el poderoso discurso de la Hermana Thea de 1989 ante la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos sobre la Espiritualidad Católica Negra aquí . 

 

Thea Bowman Official Website

Erin Louthen es Archivera y Gerente de Registros del Centro de Archivos y Registros de la Diócesis de San José. Le encanta todo lo relacionado con los archivos, cree que siempre hay espacio para más libros en la casa y, a menudo, la pueden encontrar en la librería Saratoga Friends of the Library los fines de semana. Vive en Saratoga con su esposo, Daniel, y su gato Maine Coon dulce y mimado, Ziggy.