Share this story

El Sabbat

By Doug Culp | Credito de Imagen: James Tissot, Dominio Público, a Través de Wikimedia Commons | April 2022

El Sabbat

Un regalo de Dios

Teología 101 continúa su mirada detrás de escena de algunas de las figuras prominentes, grupos y eventos a los que se hace referencia en la Biblia. El objetivo es proporcionar un contexto más profundo para el drama de la salvación que nos comunica la Sagrada Escritura.

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar. Entonces los fariseos le dijeron: “¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?”

Él les respondió: “¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?” Y agregó: “El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado”. (Mc 2, 23-28)

El Catecismo (2171) enseña que el Sabbat fue confiado a Israel para que lo guardara “como signo de la alianza inquebrantable”. Fue un día apartado para la alabanza de Dios, en acción de gracias por el don de la creación y sus acciones salvíficas a favor de Israel. Y, sin embargo, los Evangelios, como demuestra el siguiente pasaje, presentan varios casos en los que se acusó a Jesús de quebrantar las reglas del Sabbat. Es un dilema que invita a una mayor investigación.

En el séptimo día

“Acuérdate del día sábado para santificarlo”. (Ex 20, 8) Este es uno de los Diez Mandamientos. Tiene sus raíces en la primera historia de la creación del libro de Génesis. Allí encontramos la historia familiar de la creación del mundo por parte de Dios. Aprendemos que Él produjo un aspecto del orden creado en cada uno de los seis días consecutivos hasta que se completó el mundo. Entonces Dios descansó de su trabajo en el séptimo día, bendiciéndolo y santificándolo. Esta es la esencia del mandamiento: Porque Dios descansó de su trabajo en el séptimo día y lo santificó, debemos hacer lo mismo.

Entonces, debemos hacer algo, y parece bastante obvio. Sin embargo, observe que el mandamiento no nos instruye a santificar el sábado. Una vez más, Dios santifica el sábado, no la humanidad. El mandamiento claramente nos llama a santificar el sábado en el sentido de continuar participando en él y, por lo tanto, participar en la vida misma de Dios. Debemos honrarlo en lugar de asumir la responsabilidad de santificarlo.

Un mandamiento de amor

Además, debido a que Dios es la fuente, este mandamiento es, en esencia, sobre el amor. Este pone en relieve la verdadera riqueza del mandamiento. Por ejemplo, en Éxodo 20,10, Dios explica a Moisés su punto de vista de lo que significa cumplir este mandamiento: “En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades”.

Independientemente de cómo la realidad histórica de la vida durante este tiempo difiera de nuestra propia sensibilidad, podemos vislumbrar la maravilla de este mandamiento. Toda la creación pertenece a Dios, no a nosotros, y por lo tanto es sagrada, santificada por Dios al igual que el Sabbat. Se sigue entonces que el amor de Dios, que todo lo abarca, no excluiría a nadie del descanso y los beneficios de este día.

La bondad y misericordia florecerán

Las Escrituras nos muestran que los fariseos se habían tomado el mandamiento en serio, hasta el punto de elaborar reglas hechas para controlar el comportamiento en el día de reposo. Al mismo tiempo, ilustra cómo las reglas pueden quedar atascadas en hábitos inconscientes, pueden seguirse solo por temor a la condena de las autoridades y/o pueden alcanzar el estatus de ídolos, en lugar de brotar de esa bondad y amor misericordioso, que es el fuente y vida misma del mandamiento.

Esto no significa que Jesús abogue por romper estas reglas. Simplemente afirma que las buenas obras pueden y deben realizarse en el Sabbat. Debemos estar activos en nuestro “hacer el bien” (ágape), en lugar de contentarnos con un pasivo “ser bueno” o “hablar del bien”.

El Sabbat y el Día del Señor

La respuesta de Jesús también es importante para la comprensión cristiana de la diferencia entre el Sabbat y el Día del Señor. El Sabbat, junto con la totalidad de la Ley, prefigura y prepara el acontecimiento de Cristo que cumple el Sabbat y la Ley. Según el Catecismo (2174), todos los Evangelios cuentan que Jesús resucitó el primer día de la semana. “En cuanto es el ‘octavo día’, que sigue al sábado, significa la nueva creación inaugurada con la resurrección de Cristo. Para los cristianos vino a ser el primero de todos los días, la primera de todas las fiestas, el Día del Señor, el “domingo”. La celebración del domingo cumple, no sólo el mandato moral de adorar a Dios, inscrito por la naturaleza en nuestro corazón , sino también el mandato moral de la Antigua Alianza, “cuyo ritmo y espíritu recoge, celebrando cada semana al Creador y Redentor de su pueblo” (2176).

Conclusión

El Sabbat y el Día del Señor son regalos de Dios para el mundo. Para el cristiano, el Día del Señor, como el Sabbat anterior, es un momento para alejarse del ajetreo y el ruido que típicamente dominan nuestros días, con el fin de reflexionar sobre la bondad del orden creado y la presencia de Dios como la fuente de este orden.

También es un recordatorio de que tenemos la responsabilidad de participar en la obra buena y misericordiosa de Dios para el mundo. Debemos ser instrumentos del Espíritu en la labor de restaurar el orden en el caos; de llamar tanto a los marginados como caídos a una plena participación en la vida de la Iglesia y de la sociedad; así como de entrar en una relación amorosa con toda la creación para dejar que la luz del amor de Dios abrace a la creación en su bondad y descanso.


¿Sabía que…?

En Levítico 25, 1-7, Dios establece los requisitos para que se celebre un año sabático completo cada séptimo año, en el cual incluso la tierra participa del Sabbat, mientras que su producto se dividirá entre el dueño de la tierra,  esclavos y esclavas,  jornaleros,  arrendatarios,  ganado y  animales salvajes. Todos debían participar de la bondad y abundancia del Señor en su día.


Pregunta de la Biblia

Jesús también fue acusado de quebrantar el día de reposo por….

A. caminar sobre el agua

B. curar a alguien en la sinagoga

C. resucitando a Lázaro de entre los muertos

D. entrar a Jerusalén en un burro

 

Respuesta: B – Jesús curó a un hombre con una mano seca (Mc 3, 1-6)