Share this story

Él dice: Ahora que podemos reunirnos nuevamente como familia extensa, quiero invitar al grupo grande para el Día de Acción de Gracias.

By Steve y Bridget Patton | Imagen Por Getty Images/katleho Seisa | November 2022

Él dice: Ahora que podemos reunirnos nuevamente como familia extensa, quiero invitar al grupo grande para el Día de Acción de Gracias.

 

Ella dice: Disfruté más las reuniones pequeñas de los últimos dos años; No creo que necesitemos 20 personas para la cena de Acción de Gracias.

La pandemia nos obligó a aislarnos socialmente en casi todas las esferas de la vida que importan. Tan irritante e inconveniente, y a veces catastrófico, ha sido este tiempo turbulento, que algunos argumentarían que nos obligó a examinar más de cerca nuestras trayectorias profesionales, hábitos de trabajo e incluso algunas de nuestras tradiciones familiares.

Haber sido privado de algunas de las tradiciones de la vida familiar extendida fue devastador para algunos. Otros se sintieron algo aliviados por el descanso de tener que asistir, y mucho menos ser anfitriones, de esas reuniones familiares del "grupo grande".

Entonces, a medida que la era del hielo de COVID se derrite y vuelves a la vida como era antes, tómelo como una oportunidad para considerar restablecer algunas de tus tradiciones familiares anteriores. Aquí hay algunas pautas:

  1. Evite palabras como "debería" y "necesito". Esto no es un dilema moral. Las reuniones pequeñas son buenas; también lo son las grandes. Eres libre de sentir y querer cosas diferentes. Solo se trata de respeto mutuo y de encontrar una solución con la que ambos puedan vivir.
  2. Distinga sus respectivos gustos de sus disgustos. Estos a veces están ocultos. Tal vez no sea tanto que disfrute de las reuniones más pequeñas (o más grandes) por su propio bien, sino que simplemente no disfruta de estas y punto. Sea abierto, específico y honesto consigo mismo y con su cónyuge.
  3. Sea flexible. Tal vez alternar una reunión de Acción de Gracias más grande un año con una más pequeña el siguiente. O quizás puedan llegar a un punto medio: si uno quiere seis personas y el otro 20, conformarse con 13.
  4. Sobre todo, dé gracias. En la Misa, le decimos a Dios (y nos recordamos a nosotros mismos): “…darte gracias siempre y en todo lugar”. Agradézcale que sobrevivió al COVID, se tienen el uno al otro y tienen una familia extensa. Muchos no son tan afortunados. Hablando de ellos, tal vez considere invitar a uno o dos a su reunión de Acción de Gracias, sin importar el tamaño. Jesús nos desafía: “Cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos. ¡Feliz de ti, porque ellos no tienen cómo retribuirte, y así tendrás tu recompensa en la resurrección de los justos!” (Lc 14, 13-14)

Steve y Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería, también sirven como ministros de vida familiar en la Diócesis de Sacramento.

Read this article in English! (Versión en ingles)