Share this story


 | Por Veronica Andrade, Archbishop Mitty High School Generación 2023

Déjate Amar

Mientras esperaba que comenzara la Misa de Confirmación con el Obispo Oscar Cantú, reflexioné sobre mi camino que culminaba en ese momento. Mi fe es un constante en mi vida. Desde las oraciones diarias con mi familia hasta la Misa Dominical, es el cimiento que me forma. En mi bautismo, mis padres se comprometieron a criarme en la Iglesia y a cultivar mi relación con Dios. Mi primera comunión como estudiante en la Escuela Católica Saint John Vianney fue un esfuerzo con mi clase de segundo grado mientras nos preparábamos para recibir juntos el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En estos dos sacramentos de iniciación, la comunidad me acogió en la fe. Sin embargo, la confirmación fue una elección personal y se sintió diferente.

Es bastante difícil ser un adolescente tratando de decidir si estoy realmente preparado para dedicar el resto de mi vida a practicar mi fe católica. La presión para cumplir esas promesas bautismales originales hechas en mi nombre me intimidó. Afortunadamente, el apoyo y la gentil paciencia de mis padres—nunca me presionaron para hacer este compromiso eterno—me ayudaron a entender de qué se trata el Sacramento de la Confirmación: mi relación con Dios.

Siempre he sentido paz en la fe que me fundamenta. Su presencia evita que me sienta completamente sola en este mundo inquietante. A través de la gracia, confío en que Dios nunca se apartará de mi lado. Estaría completamente perdida sin Dios, mi ancla; por lo tanto, sentí que ser sellada con los dones del Espíritu Santo en la Confirmación sería el mayor regalo que Dios podría otorgarme.

Mis clases de confirmación en Archbishop Mitty me recuerdan del catecismo que me había enseñado una década de escuela católica, comenzando con mi escuela primaria, St. John Vianney. Las conversaciones con mi familia y mi padrino me prepararon aún más para recibir los dones del Espíritu Santo. Discutimos las dificultades de ser un católico adulto practicante y los desafíos que pueden tratar de desviarnos de nuestra fe. A través del amor incondicional y el apoyo inquebrantable de mis padres, puedo decir con confianza que recibir el sacramento fue mi elección y un compromiso verdaderamente hecho por mí.

Mi madrina, Catherine Gonzales, una amiga cercana de la familia, me compartió una cita de Santa Isabel de la Trinidad, una monja carmelita: "Déjate amar más que éstos: ésta es tu vocación.” Llegué a comprender a partir de estas pocas palabras simples que para mostrar mi gratitud a Dios, debo abrirme al amor de Dios. Mi vínculo con Dios nunca puede ser cortado por las luchas de la vida o las tentaciones cuando permito que Dios me ame. La presencia de Dios siempre será mi ancla, así que la belleza de eso es que mi promesa de confirmación no durará una hora durante una Misa sino, con los dones del Espíritu Santo y la gracia de Dios, ¡por el resto de mi vida!

Let Yourself Be Loved 2